District Council 37
Search this site LINKS SITEMAP
HOME  |  ABOUT DC 37  |  JOIN DC 37  |  NEWSROOM  |  BENEFITS  |  CONTRACTS  |  POLITICAL ACTION  |  MEMBER SERVICES  |  CONTACT US
Newsroom
News Releases
 News Photos
 Public Employee Press
 La Voz
Latinoamericana
   
 
Abril 2008
 
 Radio Show
 TV Show
   
  Newsroom

La Voz Latinoamericana de PEP
Abril 2008

Nuestra celebración étnica: expresíon de creatividad

Por LILLIAN ROBERTS

A lo largo de los muchos años de festejos del Mes de la Historia Negra en el Consejo Distrital 37, he tenido la fortuna de contemplar muchos espectáculos maravillosos y de encontrar un gran significado en ellos.

Uno que jamás olvidaré fue el que presentado el mes pasado por los Contadores, Estadísticos y Actuarios de la Local 1407. En su acto, un niño de 9 años recitó el famoso discurso “Tengo un sueño” que dio el Dr. Martin Luther King Jr. en la Marcha por Empleos y Libertad, rumbo a Washington, en 1963. Los afroestadounidenses y los Estados Unidos han pasado por un largo camino en esos 45 años, pero ese discurso permanece como un momento definitivo en nuestra historia.

Debemos luchar juntos
Quedé conmovida casi hasta las lágrimas por la oratoria del niño, que me evocó las rítmicas cadencias del Dr. King. Pude sentir la fuerza de su convicción, que me demostraba que él comprendía el discurso y creía profundamente en su mensaje.

Cuando el niño terminó su dramático homenaje a las palabras del Dr. King de esperanza en el día “en que todos los hijos de Dios sean capaces de tomarse de las manos y cantar ¡Al fin libres! ¡Gracias a Dios Todopoderoso, por fin somos libres!”, el público se levantó a ovacionarlo de pie. Aquel niño se llama Muhammad Drammeh. Cuando se le preguntó cuáles son sus propios sueños, el jovencito musulmán contestó que él espera “un mundo de paz, en el cuál la gente de raza negra y de raza blanca, los cristianos, los musulmanes y los judíos se unan y se respeten los unos a los otros”. Me quito el sombrero ante su madre, Shireena Drammeh, emigrada de Guyana ­—Sudamérica—, y ante su padre, Sheikh Moussa Drammeh, de Gambia —África Occidental—, pues está claro que lo han criado inculcando respeto por toda la humanidad.

Los programas del Mes de la Historia Negra representan una magnífica expresión de creatividad y arduo trabajo de muchas locales sindicales y del Comité de Historia Negra, presidido por Kevin Smith, presidente de la Local 1655, junto con la administradora del Plan de Salud y Seguridad Cynthia Chin-Marshall, como copresidenta.

La actuación de Muhammad Drammeh el mes pasado fue un tributo al espíritu que alienta a nuestros miembros, los cuales han aumentado en número para acoger las culturas de cada uno y una serie de actividades sindicales en un ciclo anual, que comienzan con el Mes de la Historia Negra y terminan con las festividades de Eid ul-Fitr, Diwali, Hannukah y Navidad.

A lo largo del año, hemos ofrecido oportunidades maravillosas de conocer la historia de cada uno, la música, la danza, el arte, la cocina e incluso el humor, a medida de participamos todos en las celebraciones étnicas celebradas por nuestros comités de legado asiático, caribeño, irlandés, italiano, judío y latino de DC 37.

Mensaje de paz
A medida que hemos llegado a apreciar más de las vidas y culturas de unos y otros, hemos aprendido que todos los grupos que integran al Consejo Distrital 37 comparten historias de explotación laboral en los empleos más arduos, sobreviviendo a pesar de una opresión terrible y manteniéndose unidos en la lucha para ganar una justa parte de los derechos económicos y políticos que conforman el sueño americano. Es a partir de nuestra diversidad como hemos ganado el entendimiento vital de que compartimos un legado colectivo como hombres y mujeres asalariados. Hemos encontrado fuerza en nuestra diversidad.

Las múltiples voces de nuestros miembros gritan por un cambio: por una total equidad racial, por justicia económica con un pago justo, por un sistema tributario justo y por una vivienda a precio accesible; por acceso universal a educación y atención médica de calidad; por aire limpio y agua pura; por un mundo que no se esté sobrecalentando en la contaminación, y por paz.

Negros y blancos, latinoamericanos y asiáticos, sabemos que debemos luchar juntos por estos objetivos, y que tenemos a nuestro sindicato y al movimiento laboral para unirnos en la bella fuerza de nuestra diversidad.

Quiero que cada uno de nuestros miembros sepa que, aunque quizás se sienta usted impotente como una sola persona, no está solo. Usted es un afiliado sindical. Trabajando con sus compañeros y apoyando a su sindicato, puede ayudar a construir una fuerza poderosa que —paso a paso— puede mejorar nuestras vidas, robustecer a nuestras comunidades y hacer de éste un mundo mejor. Trabajando juntos, podemos progresar con vistas a los objetivos del dr. Martin Luther King Jr., y, también, a los objetivos del joven Muhammad Drammeh.

 



 
© District Council 37, AFSCME, AFL-CIO. 125 Barclay Street, New York, NY 10007.Privacy Policy
 This site is best viewed at 1024 x 768 resolution or greater with Internet Explorer 6.0 or greater.